.
La Pileta, 1905-2005: Apuntes para un Centenario

Notes for a Centenary


Fotogalería
  | Precedentes   | Artículos
 
Artículos de Opinión
  • ?-?-05. Sobre el I Centenario del Descubrimiento de la Cueva de la Pileta, por Ángel Martínez García
  • 20-05-05. Cien años de conservación: arte rupestre en general y La Pileta en particular, por Márcos García Diéz, José María Ceballos e Isabel Sarró Moreno
  • 20-05-05. La iniciativa privada en la protección de los bienes culturales, por Alfonso Pérez Moreno
  • 06-05-05. Centenario de La Pileta, por José Becerra
  • 24-04-05. La Cueva de los Letreros. Diario Sur Pileta de Prehistoria
  • 19-04-05. Centenario de la Cueva de la Pileta, por Manuel Aguilera
  • 01-04-05. Centenario olvidado, por Manuel Aguilera 
  • 01-12-04. La Pileta y los Bullón: cien Años de Historia. Manuel Aguilera 
  • 01-12-04. La Pileta y los Bullón: una historia omitida. Manuel Aguilera

>>>>>•<<<<<

 

Centenario de la Cueva de la Pileta

19-04-05. Manuel Aguilera / Diario Sur / Cartas al Director

El patrimonio prehistórico de la provincia de Málaga es excepcional, contando con lugares que muestran ejemplos relevantes de vestigios emblemáticos como son el arte rupestre y los dólmenes.

El 2005 trae a la actualidad uno de esos lugares, una cueva de Benaoján en la que hace un siglo se halló gran número de pinturas rupestres: la cueva de la Pileta.

Descubierta por José Bullón Lobato y declarada en 1924, junto a Altamira, Monumento Arquitectónico-Artístico, la cueva de la Pileta es hoy un tesoro de la historia del que todos podemos estar orgullosos, y no sólo por la trascendencia que tiene el tipo de manifestaciones que contiene, sino también porque afortunadamente para sus herederos, las generaciones futuras, ahí se ha logrado conservar ese mensaje cultural universal.

Es por ello que el centenario del descubrimiento de la cueva de la Pileta es una efeméride que merece ser celebrada, resultando cuanto menos chocante que hasta ahora haya pasado desapercibido en medios de comunicación, en la administración competente y en el mundo académico.

De consumarse esta sin razón estaríamos asistiendo a un agravio inexcusable para con ese Bien de Interés Cultural (año 1985) y lo que es más grave, nos olvidamos de aquellos que han hecho posible que un patrimonio tan sensible y exclusivo perdure hasta hoy: la familia Bullón.

Reproducido de: http://servicios.diariosur.es/pg050419/prensa/noticias/
Cartas_Director/200504/19/SUR-OPI-278.html

Centenario olvidado

01-04-05. Manuel Aguilera / Plataforma Amigos de la Pileta

El 2005 corre que se las pela y parece que el centenario del descubrimiento de la Cueva de la Pileta pasará desapercibido, ¡qué fuerte! Desde luego debe existir un motivo para que se relegue al olvido una efeméride tan significativa.

Lo cierto es que el descubrimiento de La Pileta merece ser celebrado, pues independientemente de la relevancia del patrimonio que alberga (Monumento Nacional en 1924 y Bien de Interés Cultural en 1985), lo importante es, ¡oh sorpresa!, que ahí sí se ha respetado el bien a proteger.

De consumarse ésta sin razón se cometería un agravio inexcusable, y no sólo por el desprecio que se hace a un legado tan exclusivo y emblemático (probablemente La Pileta sea la cueva conocida con más pinturas rupestres prehistóricas), sino también con aquellos que han hecho posible que ese mensaje cultural universal se conserve hasta hoy.

Como la esperanza es lo último que se pierde y ya se sabe que mas vale tarde que nunca, es de esperar que finalmente la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía decida conmemorar* este centenario y homenajear a quienes acreditan ser autores de una labor excepcional en favor de nuestro patrimonio en la Cueva de la Pileta: La familia Bullón.

Desde el día en que una niña dijo en la Cueva de Altamira: "Mira papá, bueyes", han pasado más de cien años. Hoy oímos decir a un niño en la Cueva de la Pileta: "Papá, por fin una cueva en la que se pueden ver las pinturas".

El Arte Rupestre Patrimonio de la Humanidad ¡YA!

(*). Por ejemplo, exponiendo los restos arqueológicos de La Pileta que están depositados en el Museo Arqueológico de Málaga, cerrado desde 1996.

La Pileta y los Bullón: cien Años de Historia

Pileta & Bullón: Hundred Years of History

01-12-04. Manuel Aguilera / Plataforma Amigos de la Pileta

Descubierta cuando la importancia de las pinturas rupestres que contiene era conocida sólo por unos pocos, la Cueva de la Pileta ha sido testigo de un siglo nefasto para la existencia de ese tipo de manifestaciones, testimonio de un pasado demasiado lejano para ser sentido como propio por una Sociedad que hoy puede celebrar, gracias a los Bullón, que en La Pileta se conserve un legado tan sensible y exclusivo.

Y es que detrás de los grandes hallazgos suele haber pequeñas historias, como en este caso la protagonizada por esta familia, vinculada a la Cueva de la Pileta desde que José Bullón Lobato foto la descubriese cuando buscaba murcielaguina* en una sima próxima a su vivienda.

Sería largo de relatar, pero lo más bonito de esta historia es quizás el empuje de los descendientes de José para convertirse en los mejores saliendo de la nada, pues contando sólo con el sentido común han sabido interpretar de manera ejemplar la misión que el destino les tenía reservado: velar por nuestro patrimonio en La Pileta.

Sorprendentemente, si nos aproximamos a la historiografía de La Pileta, no encontramos referencias explícitas a esta familia hasta tiempos recientes cuando, ya propietaria de la estación rupestre, dejó de alimentarse una versión de la historia que atribuía a un británico su descubrimiento.

Fue Tomás "El Guarda" (1902-1961), hijo de José "El Descubridor", quien logró poco antes de morir que la tierra que le había visto nacer fuera heredad de sus descendientes, desenlace que para La Pileta iba a representar la continuidad de un plan artesanal de uso y conservación opuesto a los intereses que pretendían convertirla en "La Altamira del Sur".

Aislados por un mar de roca en un lugar perdido de la Serranía de Ronda, los hijos de Tomás (José Antonio y José)* continúan dedicándose hoy a las labores propias del campo, siempre "ojo avizor" del tesoro de la historia del que son "bullón"* generación tras generación, un compromiso que nació con estas palabras: «No permitas que nada dañe la Cueva. Sus pinturas son un tesoro que no tiene precio» (Henri Breuil* a José Bullón Lobato, 1912).

El nombre de La Pileta estará siempre unido a los Bullón, un honor ganado día a día con dedicación y honradez.

La Pileta y los Bullón: una historia omitida

01-12-04. Manuel Aguilera / Plataforma Amigos de la Pileta

La historiografía de la cueva de la Pileta está aún por escribir, ello se hizo patente a partir de los años setenta del pasado siglo, cuando la familia Bullón comienza a publicar su testimonio respecto al descubrimiento de la Cueva, desmintiendo el relato divulgado  hasta entonces, y que continúa hoy pero en menor medida, que atribuye el mérito al inglés Verner, o afirma que la Cueva era conocida por los lugareños antes de ser descubierta por José Bullón Lobato en 1905. Es entonces cuando nos enterábamos de que es él, el labrador que guió a W. Verner a la Cueva y que son él y su hijo Tomás, los que aparecen en una de las fotografías foto publicadas en la monografía La Pileta á Benaojan (1915).

La ausencia del apellido Bullón en la bibliografía existente sobre la Cueva, no se ha circunscrito sólo a los hechos relacionados con el descubrimiento, todo lo contrario, ya que salvo excepción tampoco ha sido mencionado nunca en relación a hechos posteriores acaecidos en la estación rupestre.

A continuación se expone una relación de citas de diferentes autores, referidas en su mayoría al descubrimiento de la Cueva, origen sin duda de la intencionada omisión en el tiempo de un apellido, sin el que no puede escribirse la historia de la cueva de la Pileta. Citas por orden cronológico (Ver ):

«Querido señor Abate Breuil... nada me resultaría más satisfactorio que poderle acompañar a Vd. y a alguno de sus colaboradores a la caverna que he descubierto*...» Carta de W. Verner a H. Breuil, 26 de noviembre de 1911. Breuil se había puesto en contacto con Verner (carta que no se ha conservado) el 17 de noviembre (Ref: Ripoll, 1997, 119).

(*). Observación: W. Verner (1852-1922) reivindicó hasta el final de sus días, y después sus descendientes, los derechos del descubrimiento de la Cueva. No obstante cabe citar aquí al propio Verner cuando dice en su primera carta publicada  en 1911 en el Saturday Review: «... fue entonces cuando oí decir (a uno de los acemileros) que estábamos cerca de la cueva, una caverna con escritos en las paredes...».
 


Verner, 1911, 361.



«... Estuve en Algeciras desde mediados de marzo, y estudié, cerca de Ronda, una extraordinaria cueva con dibujos descubiertos* por un amabilísimo coronel jubilado inglés...» Henri Breuil, 1912. Epistolario de Jorge Bonsor (1886-1930), pág. 104. Leer la carta
 

(*). Observación: De referirse Breuil aquí sólo a los "dibujos" como parece, sólo podría estar refiriéndose al descubrimiento científico de éstos. Cabe objetar a esta afirmación que es Breuil el verdadero descubridor científico, ya que Verner no es como se afirma en muchas ocasiones "el que dio a conocer la Cueva al mundo", pues nunca mencionó en sus cartas la localidad en la que se encontraba: «A pesar de que la localidad no se indicaba, la precisión de las observaciones y el nombre del autor, bien conocido por sus bellas búsquedas ornitológicas, no dejaban ninguna duda sobre el carácter real y la importancia excepcional del descubrimiento». Traducido del francés de Breuil et al, 1915.


«... En 1912, el famoso experto en pinturas rupestres, el abate Henri Breuil, me hizo una visita de más de un mes, exploró a fondo mi cueva*, ahora conocida como "La Pileta", y declaró que muchos de los dibujos de animales, peces y reptiles que examinó son, sin duda, la obra del hombre paleolítico...» W. Verner, 1914. Leer el artículo traducido del inglés.

(*). Observación: Cabe también citar a Verner en su primera carta al Saturday Review, cuando sitúa en el tiempo el descubrimiento y dice que fue «durante el año previo o un año antes...» (ver imagen del texto en inglés), siendo la fecha en la que transcurre lo narrado enero de 1907 (Ref: Monreal, 1970. Texto completo Saber más.), luego estaría hablando de 1905 o 1906 y ello concuerda con lo dicho por la familia Bullón, 1905. Verner continúa diciendo «... Sabía por ejemplo que el autor del descubrimiento había sido un labrador que buscaba guano de murciélago para abonar sus tierras...» (Ref: Monreal, 1970), y ese "labrador" no podía ser otro que José Bullón, la persona que vivía con su familia en las tierras a las que se abre la Cueva, una finca que arrendaba hacía años y en la que hoy continúan viviendo sus descendientes.


Verner, 1911, 361.


«II y a probablement environ douze* ans que des naturels* de Benaojan, en
quéte de guano de chauves souris, pénétrérent avec des cordes dans le puits à
ouverture latérale par lequel on peut s'insinuer dans la caverne
...» (pág 1) | Traducción libre del francés: hace probablemente unos doce años que los naturales de Benaoján, en busca de guano de murciélagos, penetraron con cuerdas en una sima que los condujo a la cueva.

(*). Observación: Doce años antes de 1915 (fecha de publicación de la monografía) sería 1903, que es antes de lo dicho por Verner y la familia Bullón, por otro lado Breuil no atribuye el descubrimiento a una persona, como hace Verner aunque sin nombrarla. Cabe concluir que si en algo se perjudicó Verner en sus cartas, respecto a sus intereses en "su cueva", lo enmendó Breuil en el inicio del libro que dio a conocer la Cueva al mundo.


«... La pente à gravir est d'argile trés grasse et glissante, et s'arrète dans un hémycicle de pentes stalagmitiques trés voisines de la verticale, où seul un indigène* peut se hisser a la manière d'un chat en s'aidant des moindres pointes rocheuses... (pág 7)». Breuil et al, 1915. | Traducción libre del francés: La pendiente de subida es de arcilla muy grasienta y resbaladiza, y se detiene ante una pared vertical de estalagmitas, que sólo un nativo puede trepar a la manera de un gato ayudándose de los pequeños salientes de la roca.

(*). Observación: Aquí la familia Bullón vuelve a identificar a José en ese "nativo que puede trepar a la manera de un gato".


«La découverte des peintures paléolithiques de la caverne de la Pileta, à Benaojan (Málaga) par le colonel W. Verner...» H. Breuil, Nouvelles cavernes ornées paléolithiques dans la province de Malaga, 1921.


«La visita a la cueva de "La Pileta" ha sido difícil hasta hace pocos años por lo penoso del acceso a través de la primitiva entrada descrita en su obra por los Sres. Brueil y Obermaier. Hoy la entrada se ha facilitado abriendo un acceso artificial*...» Temboury, 1939. Ver el texto completo

(*). Observación: La entrada actual de la Cueva no es artificial sino natural, y la descubrió Tomás Bullón en marzo de 1924.  


«... Y a un tercio del camino se encuentra el único descanso que brinda la proeza. A él nos encaminamos Blas Castro, Mendoza y Tomás* rompiendo la oscuridad infinita con nuestra luz de bencina, primera conquista a esta extraña catedral de los Murciélagos...» (Diario Sur, 1944).

(*). Observación: Tomás Bullón ya había descendido en 1935 hasta el fondo de la Gran Sima .


«... En el año 1908 el Coronel W. Verner, de la guarnición de Gibraltar que recorría estos parajes en excursión ornitológica oyó hablar a los vecinos de Benaoján de una cueva descubierta 4 o 5 años antes, que tenia letreros y ollas de los moros, pero que visitada por algún valeroso cateto no encontró el fabuloso tesoro que su imaginación prometía...» Giménez Reyna (Comisario Provincial de Excavaciones Arqueológicas), 1944.


«... En 1911 el ornitólogo inglés Coronel Willoghby Vernet recorriendo la Serranía de Ronda en búsqueda de huevos de aves rapaces, supo que entre Benaoján y Jimera de Libar los naturales hablaban de una Cueva con tesoros de los moros, descubierta hacía pocos años, a la que llamaban de Los Murciélagos, de los Letreros o de la Reina Mora. La visitó el Coronel Vernet publicando su descubrimiento en una revista inglesa...» Giménez Reyna,1951.


«Los pastores de la Pileta, en Andalucía, conocían desde mucho tiempo atrás la gruta de los Letreros...» Louis René Nougier. El Arte Prehistórico, 1968.


«... Sabía por ejemplo que el autor del descubrimiento había sido un labrador que buscaba guano de murciélago para abonar sus tierras...» Monreal Agustí, L., El coronel W. Verner: un pionero de la investigación prehistórica en España, Rev. Historia y Vida, año III, nº 23, 1970.


«... Estábamos Breuil, Obermaier y yo estudiando,.., nordeste de España, cuando tuvimos noticias de que, en el otro extremo de la península, junto a un pueblecito llamado Benaoján, en las montañas de Ronda, de la provincia de Málaga, un ornitólogo inglés que estudiaba las migraciones de las aves, acababa de descubrir la más grande cueva antaño habitada por seres humanos de que se tenía conocimiento...» Torcuato Luca de Tena. Los hijos de la lluvia (a.C.). 1985.


«El descubrimiento se le atribuye a José Bullón en 1905, cuando descendía a la cueva llamada entonces de los "Letreros" en busca de abono para las tierras. No consta si la denominación de "Los Letreros" fue propuesta por el campesino o ya era una denominación popular en la comarca...» Berrocal et al, Guía de las cuevas de Málaga, 1988.



«... De conocimiento popular, en 1.911 W Verner (que la diera a conocer al mundo), en su recorrido por la región oyó contar diversas historias de la Cueva...» Ramírez-Trillo F., Espeleotemas 5, 1995, pág. 83.
 

«... En ellos anunciaba (escritos de Verner al Saturday Review) el descubrimiento de una importante caverna con pinturas prehistóricas en el término de Benaoján, no lejos de la malagueña ciudad de Ronda, cavidad que luego se supo se llamaba La Pileta...» E. Ripoll, 1997, 119... «... La expedición tuvo lugar en la primavera de 1912 (del 18 de marzo al 18 de abril). Sobre ella, Breuil escribió una síntesis preciosa (La Pileta á Benaojan), en la que se subraya el esfuerzo físico de W. Verner, la eficacia sobre el terreno de José Bullón Lobato* y la ayuda de H. Obermaier, P. Wernert y Juan Cabré...» E. Ripoll, 1997, 120.

(*). Observación: En la monografía a la que hace referencia (La Pileta á Benaojan) no se menciona el nombre de José Bullón Lobato.


«... Sin embargo, la presencia regular de Breuil en Andalucía, se produjo por el descubrimiento de la Cueva de la Pileta (Benaoján, Málaga). En efecto, en 1911 se publicó en la Saturday Review el descubrimiento de unas pinturas rupestres cerca de Benaoján, en la Serranía de Ronda, por un coronel inglés retirado y aficionado a la ornitología, llamado Wiloughby Verner (1852-1922) que...» Jorge Maier en "Jorge Bonsor (1855-1930). Un académico correspondiente de la Real Academia de la Historia y la Arqueología Española", pág. 235, Madrid, 1999.


«Aquí encontramos la Cueva de La Pileta, verdadero santuario rupestre, descubierto en 1911 por el inglés Verner...» Información en la web oficial de turismo de Andalucía hasta 2009.


Actualizado el 21 de mayo de 2017
 

NOTAS

Murcielaguina: Guano de murciélago muy apreciado como abono.
Bullón: Etimológicamente pieza de metal utilizada para proteger las cubiertas de los libros grandes.
Henri Breuil: "El padre de la Arqueología moderna". Jesuita y profesor del Instituto de Paleontología Humana de París.
Hijos de Tomás: Tomás y Teresa foto tuvieron siete hijos, por orden de nacimiento: José (falleció siendo niño de una pulmonía que cogió en la Cueva), Rosalía (1931-1995), Eloy (1932-1996), Tomás (1936-2012), José Antonio, José y Godofredo (falleció al poco de nacer).

REVISIONES

21-05-17. Actualizado el artículo "La Pileta y los Bullón, una historia omitida".
23-07-09. Añadido el artículo Sobre el I Centenario del Descubrimiento de...
01-12-05. Nota en hijos de Tomás.
22-04-05. Foto de José Bullón Lobato.


Mapa Web Libro de Visitas Enlaces Sobre el Sitio Contactar
NOTICIAS  FOTOS  AGENDA  LIBROS  VÍDEOS  ESPECIALES...