.
Historia

History

«No permitas que nada dañe la Cueva. Sus pinturas
son un tesoro que no tiene precio».

Henri Breuil a José Bullón Lobato, 1912 (1)

La Cueva de la Pileta está vinculada a la familia Bullón desde su descubrimiento por José Bullón Lobato (¿1870? – 1940), el agricultor que arrendaba la finca en la que se halla. Fue un día de primavera de 1905 que José decidió explorar una sima próxima a su casa de la que salían cada anochecer bandadas de murciélagos. Su propósito era buscar guano para abonar las tierras y aumentar la producción, pues se las veía y deseaba para cumplir con una renta de casi media tonelada de trigo anual. La sima resultó ser la entrada a una gran cueva que le maravilló, y en la que halló huesos, cacharros de cerámica y pinturas en las paredes representando animales y unos signos que nunca había visto... Texto completo

 

Cronología de acontecimientos

1905

José Bullón Lobato foto descubre la cueva de La Pileta
Jose Bullon Lobato discovers the cave of the Pileta

1909-10

W. Verner foto explora la Cueva

1911

El Saturday Review publica «Cartas desde la más agreste España. Una cueva misteriosa», de W. Verner
The Saturday Review publishes 'Letters from Wilder Spain. A mysterious Cave', by W. Verner

1912

El Abate Henri Breuil Portada organiza una expedición a la Cueva foto
The Abate Henri Breuil organizes an expedition to the Cave

1915

 

El Instituto de Paleontología Humana de París publica la monografía La Pileta à Benaojan Portada
The Institute of Human Paleontology of Paris publishes a monographic titled La Pileta à Benaojan

03-1924


 

Tomás Bullón García foto, hijo del descubridor, halla la entrada por la que se accede actualmente a la Cueva Saber más.
Tomas Bullon Garcia, son of the discoverer, finds the entry by which actually you acced to the Cave

25-04-24

 

 

La cueva de La Pileta es declarada Monumento Arquitectónico-Artístico mediante Real Orden de 25 de abril de 1924 (Gaceta de Madrid núm. 128, de 7 de Mayo de 1924, páginas 711 a 712. Departamento: Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes). Ir al texto
The Cave of La Pileta is declared National Monument.

.1925
 

El 12 de mayo se establece un Libro foto de Registro de Visitantes de la cueva de La Pileta. Ver los primeros registros foto Ver 1995-2000 Saber más.

1926

Se coloca una verja en la entrada de acceso a la Cueva foto

14-04-33

Descubrimiento de una galería en la que aparecen cuatro esqueletos humanos Saber más.
Discovery of a gallery with four human skeletons

17-05-34

Tomás Bullón descubre un conducto que une Las Grajas con las Nuevas Galerías (G. del Esqueleto) y lo denominó El Paridero. Ref.: Bullón, 1977.

20-01-34

Colecta vecinal (165 ptas.) para realizar trabajos que faciliten la visita de la galería descubierta en 1933. Ver documento relacionado
Local collects (165 ptas) are made to make improvements that facilitates the visit of the gallery discovered in 1933

1935

Tomás Bullón halla la «Venus» de La Pileta Saber más.

1935

Tomás Bullón desciende la Gran Sima
Tomas Bullón explore the "Great Steep"

20-05-36


 

Ricardo Orueta, Director General de Bellas Artes, envía credencial a Tomás Bullón nombrándole conserje del Monumento Artístico Nacional "Cueva de la Pileta". Carta
Tomás Bullón is named concierge of the "Cave of la Pileta" National Artistic Monument

1939

 

 

Juan Temboury, Delegado provincial de Bellas Artes y Director del Museo de la Alcazaba, recoge en una visita a la Cueva gran cantidad de cerámica así como diversos objetos, entre otros dos hachas de bronce. Todos los materiales fueron enviados a la Comisaría General de Excavaciones Arqueológicas. Noticia relacionada Saber más. (ver 20/08/1939)

1940

 

 

La Dirección General de Turismo concede el primero de dos créditos destinados a mejorar el acondicionamiento de la Cueva. Noticia relacionada Saber más. (ver 28/08/1942).
The Main Directorate of Tourism grants the first of two credits destined to improve the preparation made in the Cave

02-01-41

Trabajos de acondicionamiento en la Cueva de la Pileta

1942

Excavación arqueológica Saber más.
Archaeological excavation

1943

La Cueva de la Pileta recibe mil visitantes

18-04-61

 

 

 

 

 

 






 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

Fallece Tomás Bullón García (1902 - 1961), guarda oficial y ya por entonces el propietario de la cueva de la Pileta
Tomas Bullon dies (1902 - 1961), official guard and proprietor of La Pileta cave.
 

Pie de foto: Mi amigo Pepe Rosales y yo, a la entrada de "La Cueva de las Piletas".- El otro Sr. era el guía Tomás Bullón, que decía que el había descubierto la cueva y en verdad se portaba como si fuera el dueño.- En una libreta muy cutre apuntaba muchas cosas y firmábamos. Genaro Capote / facebook.com/genaro.capote
Actualización 10/12/16. Pepe Rosales, y yo con el Fotómetro y Tomas Bullón García, con el Libro de Visitas, en la Cueva de la Pileta en Benaoján.- Tomas era el cuidador de la Cueva y el se atribuía el hallazgo ¿?.- Esta Foto la hice en l950, la máquina la enroscaba en una estaca de madera que me fabriqué a modo de Monopie y la clavaba en el suelo. Genaro Capote / facebook.com/genaro.capote

Tras su muerte sus hijos* varones continuaron con las labores de guía y conservación de la Cueva.
(*).
Tomás y Teresa Giménez foto tuvieron siete hijos, por orden de nacimiento: José (falleció siendo niño de una pulmonía que cogió en la Cueva), Rosalía (1931-1995), Eloy (1932-1996), Tomás (1936-2012), José Antonio, José y Godofredo (falleció al poco de nacer).

1963

Se abre una pista de tierra para vehículos entre Benaoján y la estación rupestre
The construction of a earth track is finished from Benaoján to the rock station

1985

 

El Patrimonio Histórico del Estado Español pasa a ser competencia de las Comunidades Autónomas. Ley 16/1985, de 25 de junio, del Patrimonio Histórico Español.


 Entradas relacionadas: Noticias de La Pileta   |  Una historia omitida


 

Saber Más

Know more

1905 (Efemérides Saber más.). José Bullón Lobato foto descubre la cueva de La Pileta

José (Alpandeire, ¿1870?8 - Jimera de Líbar, 18 de enero de 1940) era un colonoGlosario que cultivaba las tierras de un rondeño llamado Joaquín Ortega, un poljeGlosario amesetado situado en el término de Benaoján conocido como el Hoyo de Harillo foto...

«...Y para abonar las tierras un día decidió buscar murcielaguinaGlosario: Murcielaguina: guano de murciélagos. foto en una sima próxima llamada la sima de Los Murciélagos foto (hoy «de Las Grajas»). Ató una cuerda en la entrada y descendió treinta metros hasta llegar al suelo de una galería en la que encontró vasijas de cerámica, restos humanos, extraños signos en las paredes y señales evidentes de fuego.

Al llegar al final volvió sobre sus pasos y exploró entonces un orificio en una zona alta que le condujo a la galería principal de la Cueva, impresionándose con su inmensidad. A la luz de la lámpara de acetileno, la Cueva le parecía interminable y su sorpresa iba en aumento a medida que se adentraba, pues aparecían animales pintados en las paredes y signos que le parecían letras. Vadeó sin dificultad una sala cubierta de agua en la que había muchos restos de cerámica y continuó explorando por una galería muy estrecha que le llevó hasta la sala terminal, donde finalizó su exploración sobrecogido por el abismo que allí se abre....» Ref: José A. Bullón, 1977. Texto completo Saber más..

La boca de la sima de Los Murciélagos se ve desde la distancia, pero no hay constancia de que se conociera su interior antes de 1905, no mencionándose su existencia en dos obras fundamentales para el conocimiento de las cuevas y simas de la provincia2. Las primeras publicaciones sobre la Cueva, las cartas de W. Verner (1911) y la monografía de 1915, sitúan el descubrimiento con aproximación, año arriba año abajo, en torno a la fecha que José Bullón afirma que la descubrió.

Tras su descubrimiento, José comenzó a llamar a la sima «cueva de Los Letreros». Él nunca había oído hablar de culturas prehistóricas y no sería hasta conocer años después (1912) a los investigadores que fueron a estudiar las pinturas, que supo de la importancia que tenía su hallazgo.

1909-10. W. Verner foto explora la Cueva

Retirado del servicio activo a causa de una herida en la Guerra de los Boers, que le obligaba a usar bastón, el coronel William Willoughby Cole Verner (Ulster, 1852 - Algeciras, 1922) actuó como muchos compañeros coloniales, es decir, abandonó Inglaterra para establecerse en un lugar de los que había conocido al servicio de la reina, Gibraltar. La Roca era el lugar adecuado para su máximo hobby, la ornitología, aunque meses después dejaba la colonia por motivos económicos para establecerse con su familia en una finca de Algeciras, el Águila.

Fue un día del mes de enero de 1907 mientras regresaba de una de sus expediciones ornitológicas, cuando oyó hablar a sus acemileros foto de «una cueva con escritos en las paredes»; aquello le interesaba y decidió visitarla en su próxima expedición. Diversas circunstancias le impidieron hacerlo hasta más de dos años después, impasse que aprovechó para ir recogiendo información de la Cueva. Sabía por ejemplo que el autor del descubrimiento había sido un labrador que buscaba guano de murciélago para abonar sus tierras. También sabía que en su interior había un abismo insalvable. En el capítulo de la información apócrifa situó Verner ciertos rumores relativos al descubrimiento de tesoros fabulosos en la Caverna.

Estas noticias circulaban por la comarca configurando la leyenda de la «cueva de La Reina Mora», «cueva de Los Murciélagos» o «cueva de los Letreros», nombres todos ellos con que se la conocía popularmente.

Durante la primavera de 1909 pudo ponerse, por fin, en camino. Le acompañaban sus fieles acemileros y varios miembros de la tripulación de un navío británico anclado en Gibraltar, «buenos montañeros dispuestos a cualquier aventura». El grupo emprendió la marcha en la estación que tiene el ferrocarril a su paso por Jimera de Líbar foto, adentrándose por la garganta del Guadiaro hasta que tuvieron que dejar los mulos en lo hondo y comenzar una ascensión que coronó en el Hoyo de Harillo, donde conoció a José 3.

José les mostró un orificio que «parecía una ventana en el flanco del peñascal, de unos ocho pies de alto por cinco de ancho» y acompañó a Verner y a sus hombres hasta la entrada de la Cueva, «que no es una verdadera entrada, sino más bien un orificio al borde del cual se apercibe una gran cavidad de profundidad desconocida».

Guiados por José y sirviéndose de una soga de cien pies fueron descendiendo uno a uno hasta que, una vez reunido el grupo, Verner emprendió el reconocimiento de aquel sector de la Caverna. Al frente se hallaba cerrado por un escarpe vertical que José aseguró podía escalar en las épocas en que la Cueva tenía menos humedad, pero estaban en primavera y era quimérico intentarlo. Ante ello, Verner tuvo que posponer su deseo de seguir adelante y dedicarse exclusivamente a explorar el fondo de la gran sala.

«Por fin tuvimos suerte con la misteriosa cueva, escribió el coronel, y fueron recompensados nuestros largos esfuerzos, tantas veces aplazados. A la luz de una pequeña linterna vimos en las paredes lisas series de signos o caracteres de curiosa forma; los unos, grabados con un instrumento cortante; los otros, dibujados con pigmentos negros. Tras años de fallidos intentos, estábamos en presencia de una mística escritura que ningún hombre ha podido leer». Ref: Monreal, 1970. Texto completo Saber más.

Meses después, en otoño, Verner volvió a la Cueva pero no pudo penetrar más lejos que la primera vez, pues la halló intransitable por las lluvias caídas en la región durante aquella época. La suerte iba a ser más propicia la siguiente ocasión: otoño de 1910. Le acompañaban cuatro amigos británicos y contaba con un buen equipo de escalada, cuerdas, piolets, etcétera, con lámparas y luces de magnesio, amén de provisiones para varios días.

La exploración fue fructífera. Permitió que Verner cobrara noción de las dimensiones gigantescas de la Cueva 6 y, como experto topógrafo que era, pudo en aquella ocasión levantar un plano preliminar de la misma. Pero lo más importante de todo fue que el coronel vio gran cantidad de nuevos dibujos trazados en las paredes, y éstos ya no eran extraños símbolos, sino magníficas representaciones de animales pintados en diferentes colores.

Septiembre y octubre de 1911. El Saturday Review publica «Cartas desde la más agreste España. Una cueva misteriosa», de W. Verner


El semanario londinense publicó en seis entregas un relato de W. Verner, acerca de sus aventuras en una caverna de la Andalucía meridional. El título de los artículos, Letters from Wilder Spain. A mysterious Cave (Texto completo Saber más.), bastó para captar considerable número de lectores. Así la prosa del soldado colonial fue deshojada con fruición entre «porridges», huevos cocidos y aroma de té, en sucesivas mañanas dominicales. Las noticias que el Illustrated London News y otras publicaciones británicas suministraban acerca del descubrimiento de cuevas prehistóricas en el sur de Francia y en el norte de España quedaron eclipsadas por el relato ameno y desenfadado del coronel.

1912. El Abate Henri Breuil organiza una expedición a la Cueva foto

Los artículos de Verner los había leído por azar Henri Breuil (1877–1961), un jesuita francés que a sus treinta y cinco años se había convertido en una eminente autoridad de la cultura del Hombre de Cromañón. Extraordinariamente interesado, «... a pesar de que la localidad no se indicaba, la precisión de las observaciones y el nombre del autor, bien conocido por sus bellas búsquedas ornitológicas, no dejaban ninguna duda sobre el carácter real y la importancia excepcional del descubrimiento» 4, envió una carta (la dirección se la proporcionó el redactor del semanario) al «inventor de la cueva misteriosa» el 17 de noviembre, preguntándole si tenía algún inconveniente en guiarlo a la Cueva. Verner no deseaba otra cosa y a vuelta de correo comunicó a Breuil que estaba a su entera disposición... leer la carta (Ripoll, 1997).


H. Breuil en La Pileta

La expedición la patrocinó el Instituto de Paleontología Humana de París, fundación auspiciada por el príncipe Alberto I foto de Mónaco. Participaron en la misma Henri Breuil , el también jesuita y prehistoriador Hugo Obermaier foto, Paul Wernet foto, discípulo de Obermaier, y Juan Cabré Aguiló foto; a cargo de la intendencia estuvo W. Verner, autor de la primera topografía Saber más. (ver 1912) de la Cueva.

Los investigadores llegaron a Algeciras el 18 de marzo y, tras pasar varios días en Gibraltar, salieron para Jimera de Líbar estableciéndose en una casa de la estación de ferrocarril. Por aquellas fechas, José Bullón había explorado casi toda la Cueva, incluso había labrado toscos escalones en las rampas más difíciles, lo que facilitaba en gran medida los trabajos de estudio. La campaña finalizó el 18 de abril, una estancia durante la cual José también hospedó en algunas ocasiones al grupo, reviviendo para ellos los momentos del descubrimiento (Bullón 1977; Ripoll 1964).

Después de la campaña en La Pileta, Breuil visitó tres cavidades en la provincia de Cádiz, dos de ellas fueron la cueva de las Motillas y la cueva del Berrueco (Barranco 2005). Finalmente "... Cuando acabó el mes de abril tuve (Breuil) que marcharme a Sierra Morena (Almadén y Madrona)..." (Epistolario de Jorge Bonsor (1886-1930), pág. 104).

En 1913 la revista L'Antropologie publica la memoria de los trabajos realizados por el Instituto de Paleontología Humana de París en 1912, y la comunidad científica descubre Bibliografía (texto completo en francés)  la Cueva y el nombre5 por el que se la conocerá: La cueva de la Pileta.

Una faceta menos conocida de la campaña era la recolección de fauna invertebrada por parte del Abate Breuil, incluso lleva su nombre un espécimen descubierto en la Cueva, el Trechus breuili. Esta actividad (Saber más Bibliografía) nos permite seguir las visitas que posteriormente hizo Breuil a La Pileta, a la que volvió en tres ocasiones, la primera el 27-02-14 y posteriormente el 21-04-1918 y el 15-04-1919 (Fuente: Bogdan Onac, Institute “Emil Racoviţă"). También se tiene noticia (Barranco 2005) de una visita de Breuil a la Cueva de San Miguel (Gibraltar) el 6 de abril de 1912, durante la campaña en La Pileta,

1915. El Instituto de Paleontología Humana de París publica la monografía La Pileta à Benaojan Portada

La obra, de la serie "Peintures et gravures murales des cavernes paléolithiques", es un clásico de las investigaciones prehistóricas y está agotada hace años. El monográfico Bibliografía plasma el resultado de los estudios realizados por H. Breuil y H. Obermaier en La Pileta, centrados estos principalmente en el arte parietal: se describen 59 puntos topográficos en los que aparece al menos un motivo gráfico, ayudándose para ello de los dibujos a mano alzada de Breuil, las fotografías de Obermaier y la topografía de Verner.

El hallazgo de peces pintados fue una de las novedades más relevantes del arte parietal de La Pileta, sin olvidar que su situación en el extremo sur de la Península amplió las fronteras del denominado Arte Franco-Cantábrico.

1935. Tomás Bullón desciende la Gran Sima

El primero que bajó hasta el fondo de la sima situada en la zona terminal de la Galería Principal fue Tomás Bullón. Tomás descendió solo los 72 metros el 29 de septiembre de 1935, ayudándose de una cuerda foto de cien metros que había comprado en los almacenes "la Llave", en Málaga. Del hecho dejó constancia en una escueta nota escrita aquel mismo día en la  página 64 foto del Libro I del Registro de Visitantes de la Cueva. Ver nota manuscrita7 por Juan Temboury, Delegado provincial de Bellas Artes y Director del Museo de la Alcazaba.

El 16 de marzo de 1937 Tomás volvió a bajar con unos amigos: «Uno de ellos don Manuel Montes de Hoyo, de Benaoján, el cual volvió al cumplirse veinte años de la bajada. Fui testigo de sus palabras, traía unas cervezas para tomarlas en la puerta con nosotros, sin pasar al interior. Dijo que había sido el día más malo de su vida y que celebraba estar vivo» (Bullón, 2005).

El siete de julio de 1944 la Comisaría Provincial de Excavaciones Arqueológicas, en colaboración con el S.E.U., realizó una exploración de la sima. Entre sus objetivos estaban levantar el plano foto de la misma y recoger restos de un esqueleto humano fosilizado y petrificado al suelo, descubierto por Tomás en 1935. Un recuerdo de aquella campaña quedó escrito en las páginas 164 foto y 165 foto del Libro I del Registro de Visitantes.

Tomás foto también participó de manera activa en la exploración, como refleja la única cita respecto a la sima y el "hijo de la cueva" en las crónicas: «y a un tercio del camino se encuentra el único descanso que brinda la proeza. A él nos encaminamos Blas Castro, Mendoza y Tomás rompiendo la oscuridad infinita con nuestra luz de bencina, primera conquista a esta extraña catedral de los Murciélagos» (Diario Sur). Ver texto completo en la Bibliografía

NOTAS

1.- La cita fue referida a quien esto escribe por Eloy Bullón (1932-1996), nieto de José. / Word traslations "Do not allow that nothing damages the Cave. Their paintings are a treasure that does not have price" (Henri Breuil to Jose Bullon Lobato, 1912). These words were referred to whom this writes by Eloy Bullon (1932-1996), grandson of Jose.
2.- A principios del siglo XX se contaba ya con dos obras fundamentales para el conocimiento de las cavidades malagueñas: El Diccionario Geográfico (1845) de Pascual Madoz y Cavernas y Simas de España (1896), de Gabriel Puig y Larraz (Ver Ronda ).
3.- En las cartas que luego escribiría W. Verner para el Saturday Review, no cita el nombre de José Bullón.
4.- Texto original: "...Bien que la localité nén fút pas indiquée, la précision des observations et le nom de l'auteur, bien conno déja par de belles recherches ornithologiques, ne laissaient aucun doute sur le caractere féel et l'importance exceptionnelle de la decouverte". Breuil et al, 1915.
5.- El nombre "de la Pileta" se lo puso José Bullón cuando Obermaier le refirió que ya había en Andalucía una cueva llamada «cueva de los Letreros». José escogió el nombre para recordar una pequeña pileta de factura romana, ya desaparecida foto, en la que él y los investigadores solían detenerse a beber. Labrada en la roca, la pileta recogía  las únicas gotas de agua que brotaban en los alrededores de la Cueva (Bullón, 1977). En La Pileta à Benaojan (1915), Breuil escribe que se decidió llamarla «de La Pileta» por ser el nombre del cerro en el que está la entrada de la Cueva.
6.- El coronel Verner nunca estuvo en la Galería Lateral, según E. Ripoll (1988, referencia): "... Hacia su mitad y a la derecha necesitaba el uso de una escalera de más de 4 m. El coronel Verner no había visitado esta galería, ni tampoco había visto, entre otros, un estrecho reducto enmascarado por una barrera de columnas que estaba abarrotado de excelentes figuras de animales negros".
Añadir (07-04-13) en esta nota, que el "estrecho reducto enmascarado por una barrera de columnas" que se menciona, es sin lugar a dudas el conocido como Santuario de Breuil, y eso sí parece que lo conocía el coronel Verner. Ver la carta y dibujos foto (Fotograma extraído de un vídeo de la exposición "Arte sin artistas. Una mirada al Paleolítico") enviados por W. Verner a H. Breuil el veinticinco de noviembre de 1911, donde se aprecia que uno de los dibujos es la "yegua preñada" del Santuario de Breuil.
7.- La nota cita "tres esqueletos", que son uno humano, otro de un cánido y el de una culebra, todos fosilizados.
8.- La fecha según el registro de nacimiento de Alpandeire es el 26 de septiembre de  1885, pero éstos se quemaron en la Guerra Civil y, a juicio de José Antonio Bullón, es más probable que la fecha de nacimiento de José sea 1870.
9.- "Fue ingenioso lo que se le ocurrió (a Tomás Bullón) para hacer los escalones de las rampas más pendientes, primero recogía ramas menudas de árboles y con una soga hacía un haz que dejaba caer por la rampa hasta el lugar deseado, luego ataba el extremo de la soga a una estalagmita y descendía hasta el haz, donde cómodamente sentado picaba y hacía el escalón; una vez terminado daba más largura a la soga para hacer el siguiente y así sucesivamente hasta llegar al final de la rampa" (J. Bullón, 2005).

FUENTES

Bullón Giménez, J., Cueva de la Pileta. Monumento Nacional desde 1924.  Acontecimientos históricos más importantes sobre La Pileta y la Familia Bullón (1905-2005). 2005. Ver Bibliografía

Bullón Giménez, J. A., La Cueva de la Pileta, Rev. Ipek, 1977. Texto completo Saber más.

Breuil, H., Obermaier, H. y Verner, W., La Pileta á Benaojan (Malaga, Espagne), 1915. Texto completo Saber más.

Matoso, A., La Cueva de la Pileta. Descubrimiento y primeras investigaciones, 2000.

Monreal Agustí, L., El coronel W. Verner: un pionero de la investigación prehistórica en España. Rev. Historia y Vida, año III, nº 23, 1970. Texto completo Saber más.

Ripoll Perelló, E., Historiografía del arte prehistórico en la Península Ibérica: I, hasta 1914. Revista Espacio, tiempo y forma. Serie I, Prehistoria y arqueología, Nº 10, 1997.

Ripoll Perelló, E., Abate H. Breuil y Coronel W. Verner: textos sobre la cueva de La Pileta, Actas del Congreso Internacional «El Estrecho de Gibraltar», Ceuta, 1987, Madrid, UNED, 1988, t. I, págs. 173-181, 2 figuras.

Ripoll Perelló, E., Vida y obra del Abate Breuil, padre de la prehistoria. Barcelona, Diputación, 1964.

Barranco, Pablo, Bioespeleología bética, Endins: publicació d'espeleologia, 2005, Núm. 28, p. 81-88.
 

REVISIONES

26-01-17. Memoria sobre trabajos en la cueva de la Pileta (1941)
15-01-16.
Añadida fotografía de Tomás Bullón en la puerta de la Cueva.
28-01-14.
Añadido Pdf a la nota 2.
22-05-13.
Añadido el texto de introducción a la página.
23-07-12.
Añadida una nota manuscrita de Juan Temboury en 1935
07-03-12
. Cambiada la foto que había de Tomás Bullón por una de 1957. Añadida una foto a "acemileros" reproducida de: Verner W., My Life among the birds in Spain (1909).
03-03-12. Rectificada la fecha de finalización de la campaña en: "1912. El Abate Henri Breuil organiza...". Se dijo el 28 de abril (Bullón 1977), cuando es el 18 de abril (Ripoll 1964).
02-03-12. Más contenido en "1912. El Abate Henri Breuil organiza...": Una faceta menos conocida de la campaña era...
20-02-12
. Añadida la nota 6: "El coronel Verner nunca estuvo en la Galería Lateral..."
20-02-12
. Rectificadas las fechas relativas a la duración de la campaña en "1912. El Abate Henri Breuil organiza...". Se aporta ahora información según Bullón 1977, en sustitución de la fechas aportadas con anterioridad: 20/03 al 15/04 (Cortes 2007). Se ha eliminado también el texto "a los investigadores les llevó cuarenta y un días autentificar y catalogar las representaciones rupestres de la Cavidad" (Bullón 1977).
29
/01/12. Más contenido en "1912. El Abate Henri Breuil organiza...": En 1913 la revista L'Antropologie publica...
08/12/11
. Más contenido en "1935. Tomás desciende la Gran Sima" y añadida una entrada del año 1925 a la lista cronológica.
30/05/07
. Incluida una carta de W. Verner al Abate Breuil de 26 de noviembre de 1911; añadida una referencia (Ripoll, 1997) en Fuentes; añadida la nota 1 en Notas.
26/11/05. Se incluyen datos en los años 1939 y 1943 (fuente: Benaojan.net).
07/03/04. Ver el
contenido de la página a la fecha.

Recopilado por José M. Aguilera

Si encuentra algún dato incorrecto o la falta del mismo rogamos contacte.
 


Entradas relacionadas: Noticias de La Pileta   |  Una historia omitida

 

Mapa Web Libro de Visitas Enlaces Sobre el Sitio Contactar
NOTICIAS  FOTOS  AGENDA  LIBROS  VÍDEOS  ESPECIALES...