.
Arte Rupestre

Cave Art

Piletiensi

Piletiensi

Problemática del encuadre cronológico

Al intentar cotejar el horizonte que tratamos con el Mundo Esquemático, vemos que en general los soportes utilizados por éste coinciden con covachos y abrigos bien iluminados por la luz solar; sin embargo, como hemos dicho con anterioridad, el arte holoceno conservado en La Pileta se despliega a lo largo de más de 300 metros de galerías subterráneas en espacios muy alejados de la iluminación natural. Esta circunstancia nos separaría de la norma habitual de la pintura esquemática hispana. No obstante, existen algunos yacimientos en la zona meridional de la Península donde un arte post-pleistoceno se localiza en grutas profundas, a manera de ejemplo citaremos la Cueva de Nerja (Málaga) que mantiene en sus Galerías Altas no urbanizadas conjuntos de trazos informes en coloración negra, asimismo podemos nombrar los paneles confeccionados con la misma sustancia en la Cueva de los Murciélagos (Córdoba) y la Cueva del Agua (Granada); de igual modo, incluimos en este grupo las cavidades malagueñas de Victoria, sima de la Curra y Pecho Redondo.

Por otro lado, en el territorio peninsular el Grupo de Solacueva mantiene por todos los cavernamientos elaboraciones abstractas-esquemáticas y numerosas agrupaciones de trazos inconexos realizados a su vez con pigmentos negros. Por tanto, sería fácil paralelizar este complejo artístico septentrional con el arte post-glacial de Pileta, pero consideramos que ese núcleo queda desplazado de nuestro ámbito geográfico, en cuanto que la estación más meridional del denominado Grupo de Solacueva sólo alcanza la Meseta. De todas formas, el concepto figurativo de ambos son totalmente opuestos con imposibilidad de hacer comparaciones.

Desde el punto de vista temático vemos que la gran mayoría de los ideogramas de la Cueva de La Pileta se hallan también en los abrigos decorados por los artistas esquemáticos. Así, analizando las tipologías de Acosta, Bécares y Caballero advertimos que nuestros tipos encuentran su correlación en los diseños antropomorfos (tp. 9), pectiniforme-zoomorfo (tp. 7), tectiformes (tp. 1), escaliformes (tp. 6), zig-zags (tp. 4), esteliforme (tp. 3), ramiformes (tp. 8), puntos y barras (tp. 1 0) y ángulos (tp. 6). Este hecho nos llevaría a estimar el arte de la gruta rondeña como perteneciente al marco del Fenómeno Esquemático, pero un elemento tan característico de la actividad rupestre esquemática meridional como son los ídolos, no se representan en nuestro yacimiento; además, el desarrollo de pictogramas, temas innovadores, la visión de las composiciones en su conjunto, estilo y el "ambiente" artístico, lo entendemos bastante disociado del arte esquemático clásico.

Las categorías de esquemas obtenidas, obviando los tipos 9, 11, y 12, son signos poco evolucionados y complejos. Por tanto no sería valido afirmar que el arte holoceno de la Cueva de la Pileta  es arte esquemático en función de un estudio comparativo individualizado de cada motivo, sino en base a una globalización de todas sus manifestaciones; puesto que si queremos hallar paralelos en horizontes dispares a los manejados aquí podríamos encontrarlos, sería el caso, fuera de lugar, de cotejar nuestros modelos con ideomorfos del Arte Paleolítico. Si así lo hiciéramos comprobaríamos como, en efecto, todos ellos han sido figurados por los artistas del pleistoceno europeo, como por ejemplo retículas de la Griega o Chimenea, escaliformes de Aguas de Novales, esteliforme de Altamira, meandros de El Niño, pectiniformes de Buxu o ramiforme de Tito Bustillo.

Con respecto a las categorías 5, 11 y 12 localizamos sus homólogos en escasos yacimientos esquemáticos, con el grupo de más concentración en el lienzo al aire libre de Nuestra Señora del Castillo de Almadén (Ciudad Real); también tenemos otros diseños asimilables en la propia Ciudad Real, Badajoz, Jaén, Murcia, Alicante, y Huelva, aunque estos paralelos los consideramos a nivel cuantitativo poco significativos del mundo artístico esquemático peninsular.

En la Cueva de la Pileta crearon un ideomorfo complejo, la combinación de pectiniforme -esteliforme- con apéndices (tipo 11e), que quizás correspondería con el tema relativamente común en la iconografía esquemática: asociación pectiniforme y esteliforme.

Como se aprecia, el arte post-pleistoceno de la Pileta comulga con ciertas características gráficas del Fenómeno Esquemático Peninsular, si bien diverge en cuanto a técnica, soporte, extensión y contenido temático. Por consiguiente, otorgarle una datación concreta y adscribirlo a una cultura prehistórica determinada suscita bastantes dudas.

En la actualidad se viene aceptando que el arte esquemático meridional conserva un sustrato neolítico anterior a la expansión lograda durante el Calcolítico. Los elementos plasmados en cerámicas de la llamada Cultura de las Cuevas andaluza así parecen confirmarlo. De la misma manera con referencia a los tipos existentes en La Pileta podríamos ver semejanzas con algunas decoraciones cerámicas de vasijas neolíticas como los escaliformes, zig-zags, ángulos con apéndices, pectiniformes y ramiformes. Asimismo, la cerámica simbólica del Cobre nos muestra formas comparables a las de La Pileta, como sería el caso del vaso de Millares con dos esteliformes y un par de ramiformes, o la conjunción cérvido-esteliforme cercana a la asociación cuadrúpedo y esteliforme comentada anteriormente enlazando con nuestro motivo 11e.

En relación con los paralelos cerámicos citados tampoco nos aportan datos elocuentes e irrevocables en el aspecto cronológico sobre el arte post-paleolítico de La Pileta.

De todos modos, si forzamos un encuadre cultural para las representaciones que nos ocupan, tras un proceso de eliminación, deberíamos hacerlo dentro de un Neolítico Medio-Final o de una fase inicial o local de la expresión del Fenómeno Esquemático. Como está claro, el mundo pictórico más similar al nuestro sería la pintura rupestre esquemática hispana, aunque no lo creemos "esquemático puro" por la escasa participación de los antropomorfos (limitada a un único ejemplar) y la ausencia de ídolos.

Somos conscientes de que la aproximación crono-cultural carece de juicios firmes que puedan resolver, definitivamente, la problemática datación de las manifestaciones post-pleistocenas de la Cueva de La Pileta nota. Desde nuestra perspectiva, entendemos este yacimiento como una estación donde las figuraciones adquieren una acusada originalidad con respecto al arte post-paleolítico del resto de la Península Ibérica. Las peculiaridades que presenta le imprimen gran interés y singularidad que no deberíamos menospreciar a la hora de estudiar e intentar acercarnos al conocimiento del Fenómeno Esquemático.

nota. Nota fuera de texto: En el año 1999 se obtuvieron las primeras dataciones absolutas mediante el sistema AMS (Ver Cronología).

 

volver   

  siguiente

Arte rupestre >

Cronología

Inventario

Piletiensi

Recorrido virtual

Mapa Web Libro de Visitas Enlaces Sobre el Sitio Contactar
NOTICIAS  FOTOS  AGENDA  LIBROS  VÍDEOS  ESPECIALES...